El proyecto

Sus anfitriones, Alicia y Jesús lo tenían claro: la arquitectura de la casa es rural pero el interior es super actual con un puntito nórdico:

«Queremos que los clientes que quieren estar en un entorno rural no renuncien a la funcionalidad de un piso de ciudad y puedan venir de escapada pero trabajar o seguir conectados con su vida online…», justo al contrario de lo que sucede en las casas típicas gallegas (que son de todo menos funcionales).

Esto de inmediato me cantó el slogan que necesitábamos: “Inmersión rural para almas urbanitas”.

La identidad de marca

La forma exterior de la casa me susurró la forma del logotipo que además debía tener ciertos rasgos nórdicos como su estilo decorativo. Todo lo demás vino solo, porque los colores son los tonos de piedra y barro y el azul, el del cielo -algo plomizo- de nuestra tierra.

Si tienes ganas de naturaleza pero pasas de decoraciones viejunas y quieres total funcionalidad este es tu sitio, y a 15 minutos de Santiago! ¿Se puede pedir más? ¡Muy pronto abrirá sus puertas y veremos la web hecha realidad para que podáis hacer vuestras reservas.